Piel del desierto: piel deshidratada

Si sientes que por más que te hidratas la piel no dejas de tener una sensación de tirantez y resequedad, es posible que tengas la piel deshidratada.

Este tipo de piel puede ser el caso de cualquiera, incluso las pieles grasas. La piel deshidratada se da cuando la piel no retiene agua y el contenido de agua del estrato córneo de la piel es inferior al 10% (lo normal es del 10% al 20%). Algunas de las características de una piel deshidratada son:

  • Es rugosa, parece un papel arrugado planchado: por el déficit de film hidrolipídico, hay escamas y la piel se vuelve rugosa.
  • Está tensa: le falta suavidad y elasticidad por déficit de agua.
  • Aparecen estrías de deshidratación: pequeñas líneas transversales visibles en las mejillas o en la frente. Seguro ya sabes si las tienes o no, pero si quieres hacer el ejercicio puedes sonreír o levantar las cejas y si aparecen, tienes la piel deshidratada, ya que se notan aún más cuando ponemos los músculos en tensión y desaparecen cuando relajamos.

Este caso se vuelve más grave aun cuando vivimos en lugares de calor extremo. Como nuestra piel absorbe humedad del clima, los que vivimos en clima seco no tenemos nada de humedad que absorber y nuestra piel se queda con sed, perdemos agua y empezamos a producir sebo. De aquí que muchas nos han venido a pedir algún tratamiento para la piel mixta o grasa que traen ahora en verano. Otra queja común son los poros dilatados, también causa-efecto de todo esto que te estamos platicando. Para encontrar el tratamiento adecuado, empieza por identificar si tu piel solo está deshidratada o si realmente es piel grasa o mixta deshidratada.

 

En las pieles grasas deshidratadas hay un aumento de la actividad de las glándulas sebáceas, pero deficiente protección de la película hidrolipídica. Como se produce una alteración en la barrera de la piel, se libera grasa para mantener la cantidad de agua adecuada, pero eso provoca que las glándulas sebáceas fabriquen sebo a montón, y todo esto sin evitar que se pierda el agua de la piel. Esto puede ocasionar brotes, rojeces, descamación fina, poros dilatados, piel brillante pero áspera y seca al tacto. ¿Ves la diferencia?

Bueno, y ahora ¿qué podemos hacer?

  • Identifica las causas: entre ellas puede estar que uses productos que están eliminando en exceso los lípidos intercelulares del estrato córneo, alterando el pH de tu piel o estás exfoliando de manera excesiva. Otras causas incluyen un aporte insuficiente de agua, desequilibrio alimenticio, falta de vitaminas, abuso de alcohol y tabaco, patologías que provoquen pérdida exagerada de agua, medicamentos, estrés o fatiga psicológica.
  • Evita: jabones agresivos y productos astringentes, lavar la piel con agua dura, secar la piel al aire (hazlo suavemente con una toalla especial para el rostro), cambios bruscos de temperatura, exposición prolongada al sol, afeitado/depilación excesiva.

Si te sientes identificada con este artículo, te compartimos nuestras recomendaciones:

Limpia el rostro con un jabón que no altere el pH, tenemos 2 opciones que tienen un pH neutro.

Para cualquier tipo de piel deshidratada: ETUDE HOUSE Soon Jung con pantenol para hidratar y madecassoside para reparar y calmar la piel.  

Para piel grasa deshidratada: HEIMISH All Clean Green Foam que tiene Centella Asiática para calmar rojeces y Hamamelis para reducir la apariencia de poros.

Para tratar la piel deshidratada elige humectantes con moléculas oclusivas (que impiden la deshidratación) y moléculas hidratantes (que retienen el agua).

Nuestro combo favorito sería esta crema hidratante de COSRX Hydrium Moisture Powe Enriched Cream y después sellar con el aceite de Olivarrier Fluid Oil Squalane. La crema contiene ceramidas y pantenol, los ingredientes más recomendados para pieles deshidratadas. El aceite de escualano solo contiene un ingrediente y es súper bueno para pieles grasas con rojeces o con imperfecciones. Lo ideal es aplicar este suero como ultimo paso en tu rutina, lo puedes mezclar con tu protector solar en el día y aplicar solo por la noche. 

Creemos que este último paso es clave para sellar la hidratación, al ser un aceite, crea una fina capa que disminuye entre un 20% y 60% la deshidratación de la piel.

Si necesitas más recomendaciones de productos, puedes ver los que seleccionamos para ti en esta colección especial de piel deshidratada. Si quieres más consejos o una rutina personalizada, nos puedes mandar un DM por Instagram y estaremos encantadas de ayudarte.

 


Dejar un comentario